jueves, 21 de febrero de 2013

El caso Tania Ramirez - ¿Racismo o pelea entre borrachas?



El mandamiento más gende: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo más que a ti mismo


Lo que deberíamos preguntarnos antes que nada es que cosa buena puede suceder cuando se mezcla alcohol, vida profana, adoración a dioses africanos, cultura plancha, homosexuales?

Cualquiera deduciría sin demasiadas dudas que nada bueno. La gente que participó en este lamentable hecho, esta obviamente muy alejada de la vida de un buen cristiano, y por eso se vieron en esa situación. Espero que esta experiencia les sirva para recapacitar.

Ramírez debería de disculparse con los que asistieron a la marcha indignados por un ataque racista, cuando en los hechos la pelea fue por altanera y borracha, como se supo después. Es increíble como ha dado para hablar una pelea entre borrachas, teniendo como víctima a quien empezó todo junto con su amigo gay.

En otras palabras, no le pegaron por negra, le pegaron como le pegan a cualquier persona cuando se arma una discusión de borrachos afuera de un boliche. Esto de ninguna manera está bien, por el contrario está muy mal, pero lo que también está muy mal es que esta "afro" haga campaña buscando prensa por su color de piel y su complejo de inferioridad.

La verdad que esta mujer es una VERGÜENZA para todos.

Por el otro lado están las agresoras que son un poema. Cinco "planchas" de un asentamiento irregular (villa miseria) de Malvín. Con el condimento que una de las agresoras es madre de otra y salieron a emborracharse juntas (dónde quedo aquella madre abnegada al cuidado de sus hijos…).


Agresora arrepentida dice "no soy racista"

La sociedad "moderna" reniega de Dios, aplaude hasta con las orejas a favor de la homosexualidad, el aborto, la adopción de niños por parte de cualquiera y cualquier inmoralidad, porque simplemente "la sociedad cambió".

Es el cuanto del "carpe diem" vive el momento, se feliz, hace lo que quieras sin rendir cuentas a nadie ni pensar que con tus actos podes estar perjudicando a alguien más. Pero claro, cuando nos toca ser víctimas no nos gusta.

No habrá que volver a los viejos valores, al camino que nos enseño Dios. No es tan complicado, nos entrego muy pocas reglas que cualquiera puede seguir. Claro puede no resultar tan divertido como emborracharse, drogarse, masturbarse, acostarse con quien se te plazca no importando el sexo, ni siquiera importando si es un ser humano, ¿por qué no probar con perros o equinos?

 

Despacito de Luis Fonsi esta cargada de mensajes satánicos y subliminales

Desde la tentación de Cristo en el desierto, el Demonio siempre ofreció a quienes lo adoren fama y poder. El Señor rechazó estos regalos, ...