miércoles, 12 de junio de 2013

Cuatro generaciones de patriotas homenajean a la División Azul



Varios cientos de personas se han congregado en el Cementerio de la Almudena, de Madrid, ante el Panteón de la División Azul, con motivo del aniversario de la Batalla de Krasny Borj, la más cruenta que libró la Blau Division, en aquella heroica aventura donde perdieron la vida casi 5.000 jóvenes españoles que fueron a luchar contra el comunismo ateo.
 
Sorprendentemente, este acto no disminuye en asistencia, como sería natural con la desaparición física de la mayoría de sus protagonistas, sino que la gesta sigue levantando la admiración de los buenos patriotas de todos los tiempos, por lo que se va incrementando con la afluencia no sólo de hijos y nietos, sino incluso de los bisnietos. Han podido verse muchos jóvenes y hasta niños pequeños. Aunque se publicó una esquela en el "ABC", internet es el medio por el que se enteran ahora la mayoría de los patriotas, especialmente los jóvenes, además del aviso boca-oreja de unos a otros.
 
Los viejos divisionarios, supervivientes de la gesta, aún conservan arrestos para dar testimonio de fidelidad y honor. Con su banderín, coronas y ramos, recuerdan a los que cayeron y también a los camaradas que han ido desapareciendo por la edad para formar en aquella inmensa legión de los luceros, donde los buenos patriotas gozan de la Gloria del Dios de los Ejércitos.
 
El Padre Palacios dirigió un responso y después ofició la Santa Misa en la Iglesia del cementerio, sita a pocos metros del Panteón.
 
El "Cara al sol", rotundo, vibrante, emocionado, proyectado hacia los cielos por brazos enhiestos, resonó por la inmensidad silenciosa del mayor cementerio de Europa. Con la frente elevada, con la mirada fija en la Cruz y en la Bandera, prietas las filas, gélido el ambiente, ardiente el corazón...
 
 
 
¡ HONOR Y GLORIA A LOS HÉROES DE LA DIVISIÓN AZUL !
 
Al final del acto, una foto memorable. El Teniente General Agustín Muñoz-Grandes, hijo del mítico general que capitaneó a la División Azul, y la Presidenta de la Hermandad, Lucinda Aguelo de Corts, posan con los divisionarios ante el Panteón.
Entre los presentes, el general Blas Piñar Gutiérrez, Gonzalo Chicharro Lamamié de Clairac, José Luis Corral, Alberto Torresano, José Luis Jerez, Manuel Maqueda, Vidal Mayor, Alfonso Sánchez, etc.
También estuvieron presentes varios militantes del Movimiento Católico Español y de Acción Juvenil Española, que repartieron los clásicos calendarios entre los asistentes.
 
Hubo una visita a los panteones próximos de la Legión Cóndor, vuelto a profanar por los hijos de Satanás que no respetan ni a los muertos; a los caídos del Cuartel de la Montaña, a Millán Astray y a otros caídos de cuando la guerra en varias tumbas próximas, como los hermanos Bermúdez-Cañete.
 
 
 
En la Iglesia del Cementerio se celebró la Santa Misa, oficiada por el Padre Palacios, que recordó en la homilía el sacrificio de quienes fueron a luchar voluntariamente, a riesgo de sus vidas, contra el comunismo ateo e impío, en busca de una Europa mejor, que no es esta de los mercaderes, del euro y del capitalismo salvaje, sino la Europa cristiana y civilizadora. Si antes hicieron daño con la destrucción física de los templos y la matanza de sacerdotes y religiosos, ahora se ensañan con las almas, corrompiéndolas y arrancándoles la fe, que es el mayor tesoro.
 
Por eso nosotros debemos seguir el mismo combate, ahora espiritual, renunciando a nuestras comodidades como hicieron ellos.
 
 
 
   

2 comentarios:

VM dijo...

Totalmente de acuerdo con Langas... una cosa es que interpretes un "fanático y viejo cristiano" (que hasta es gracioso en su estupidez), pero otra es que "hagas de facha" y enaltecer una dictadura, que es un tema serio...

Daniel Salcedo dijo...

1.- Soy un viejo fanático cristiano.

2.- La Division Azul nada tiene que ver con la dictadura.

Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.

La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en...