miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿Incita la Biblia a matar a los homogays?


Un amigo salió del closet hace aproximadamente un año. Un mes después, yo estaba en su funeral. Su padre, un devoto lector de la Biblia le emprendió a golpes con una lámpara y luego lo estrangulo con un cable. Su propio padre, un hombre que tanto luchó en contra del aborto y de que ese joven, ahora muerto tuviese derecho a la vida. 

Yo quedé en shock por todo esto, fui a lo del padre y le pregunté, ¿por qué lo hiciste?

Él me contestó, “porque leí en Levítico 20:13 que a la gente que cometa homosexualidad hay que matarla y yo sigo la palabra de la Biblia al pie de la letra, porque la Biblia es la palabra de Dios”. 

No puede ser que la Biblia diga que hay que matar a los homosexuales, eso no es de Dios. Así que yo mismo fui a comprobar a ver si era cierto. Tome una Biblia Reina Valera 1960, me fui a Levítico 20:13 y decía lo siguiente:

“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”

Entonces me dije, mejor me voy a la traducción viviente, a ver qué quiere decir exactamente ese versículo. La nueva traducción viviente lo explica así: si un hombre practica la homosexualidad al tener relaciones sexuales con otro hombre como si fuera con mujer ambos han cometido un acto detestable, ambos serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte. 

Yo dije, no puede ser, aquí hay algo raro, y luego dije ¡claro es una metáfora! No es a los homosexuales a los que hay que ejecutar, sino a los homosexuales que cometan homosexualidad. Los que se acuesten con gente de su mismo sexo. Ese es el pecado verdadero.

El padre mató a su hijo no porque era homosexual, sino porque se acostó con otro varón. ¿Qué cristiano no atacaría a un par de homosexuales viéndolos besarse en un lugar público? 

Pero el padre también se pasó de la raya… muy bien dice la Biblia, “no matarás”. La homosexualidad se elimina orientando, condeno profundamente lo que hizo este señor, esto no es un religioso de verdad, bastaba con los golpes de la lámpara y echarlo de casa.



martes, 10 de noviembre de 2015

El día que Matias Alé enfrentó a satanas


Conversa con nosotros en facebbok: https://www.facebook.com/iglesiadelanuevaera/


1 de Pedro 5.8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo





Muchos se han tomado a risa lo que ha vivido Matías, pero no hay nada de gracioso en esto. Le puede pasar a cualquiera. TU PUEDES ESTAR VIVIENDO BAJO UNA MALDICIÓN.

Estoy seguro que muchos de los que leerán éste tema, actualmente se encuentran viviendo o padeciendo en su vida una maldición que pueden atribuir a la mala suerte, a las leyes de la vida o de la naturaleza, al destino que creemos no podemos cambiar, a la envidia, a las circunstancias de cada uno o a cualquier otro evento que irremediablemente nos obligan a aceptar nuestro estado actual y sufrir con resignación eso que coloquialmente decimos –ya nos tocaba - sin embargo, eso que hoy sufrimos puede ser el resultado de tres cosas: de una vida incorrectamente llevada; de la falta de información y de nuestra propia rebeldía


¿la falta de recursos económicos para lo más indispensable es sinónimo de gran bendición de Dios? claro que no


¿la destrucción de tu matrimonio es signo de una multiplicación deseada por Dios? no


¿Dios nos bendice grandemente con una leucemia? por supuesto que no


¿¿¿entonces por que nos ocurren estas cosas y otras peores???



algunos piensan que somos un experimento de Dios, que somos un juguete del Señor al que le place que unos mueran y otros vivan mientras Él observa todo desde su trono con una sonrisa, y eso mis amigos es absolutamente falso; él ya nos ha dado todas y cada una de las instrucciones y el poder para transformar nuestra vida de sufrimiento en una vida de victoria y plenitud; Él nos ha dado todo para jugar el juego de la vida, nos ha dado una cancha, un balón, un reglamento, un director técnico y todo lo necesario para vencer al equipo enemigo, pero somos nosotros los que seguimos sentados en la banca mientras vemos que con un insignificante esfuerzo el contrario nos derrota juego tras juego, mientras nosotros sólo nos conformamos con decir - !!!otra vez derrotados!!! – y lo más triste de todo es que todas y cada una de nuestras derrotas han sido legítimas, el contrario siempre nos ha ganado limpiamente, !!!somos nosotros lo que no sabemos jugar!!! 

Y déjame decirte algo más: Por muy injusto que te parezca, este juego lo vas a tener que jugar te guste o no te guste, y peor aún, algunos de nosotros somos los directores técnicos de nuestro equipo y lo llevamos de fracaso en fracaso, no somos capaces de trazar una estrategia o descifrar la que utiliza el contrario, !!!y todo nuestro equipo está perdiendo!!! La palabra pecado, deriva del griego -jamartia- que significa errar el blanco, fallar, o ir en dirección contraria; por eso, viviendo en pecado no podemos anotar un gol en la vida, por eso saltamos de un fracaso a otro clamando sin ningún sustento y en nuestra propia ignorancia que esta vida es injusta

Si nosotros esperamos que Dios nos envíe a sus ángeles para decirnos en forma audible lo que estamos haciendo mal, simplemente nos vamos a quedar esperando porque ya lo ha hecho una vez y no lo va a repetir nuevamente para ser condescendiente con nuestra pereza o falta de interés para ir a adquirir ese conocimiento que nos hace falta para triunfar. Esto significa que si nosotros no entendemos como jugar el juego de esta vida Dios va a permitir nuestro cautiverio, nuestra pobreza, nuestra derrota, nuestro dolor, nuestra muerte y la de nuestros seres queridos, y lo va a hacer por que ES UN DIOS DE JUSTICIA PERFECTA


¿te parce grave esto?

bueno, pues la cosa se pone todavía peor; ese derecho legal de satanás para atacarnos y destruirnos puede ser el resultado del pecado de mis padres, de mis abuelos o incluso de mis bisabuelos; esto implica que justo ahora yo pudiera estar desarrollando un tumor cerebral por el pecado cometido por cualquiera de mis 30 antepasados; no sé a ti, a mi honestamente no me parece gracioso vivir así, y antes de detallar esto un poco más me gustaría clasificar las maldiciones de que podemos ser objeto



Las maldiciones pueden clasificarse de la siguiente forma.-

  1. Maldiciones generacionales
  2. Maldiciones personales
  3. Maldiciones por tocar objetos inmundos e impíos
  4. Maldiciones por palabras pronunciadas
  5. Maldiciones por practicar el ocultismo
  6. Maldiciones por entrar en violación de derechos territoriales
  7. Maldiciones por promesas hechas a Dios e incumplidas




todas las maldiciones que afectan nuestras vidas y la de nuestros seres queridos son importantes, trataré de detallarlas una por una, comenzando por las maldiciones generacionales



Maldiciones generacionales

Somos nosotros los únicos responsables de escoger entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición [7]; no corresponde a Dios esa decisión, Él nos ha dado la libertad de escoger, de modo tal que no podemos culpar a Dios de nuestra desgracia; pero no existe duda al respecto que nuestros actos trascienden hasta nuestra cuarta generación, para bien o para mal [8]; esa ley es la ley de la herencia y es aplicable de igual forma para bendiciones y maldiciones


muchos de nosotros creemos en Dios y en el sacrificio de su Hijo, creemos que no fuimos formados para simplemente soportar una vida de sufrimiento, sino que Dios se goza en vernos prosperar, disfrutar de nuestro trabajo, de nuestra familia y de todo lo creado por Él; caminamos en temor a Dios, en obediencia y no existe nada más importante para nosotros que complacerlo; sin embargo, algo ocurre: vivimos de desgracia, con opresión, angustia y zozobra, y nos preguntamos ¿qué estoy haciendo mal? ¿es esto una prueba de Dios?



es cierto que en determinado momento Dios prueba nuestra fe [9], pero esa prueba no viene como un torbellino de tribulación para privarnos de la vida o la vida de nuestros hijos, esposa o hermanos; eso, salvo graves excepciones no es de Dios, eso es un ataque de Satanás, quién es el único que ha venido a robarnos, matarnos y destruirnos [10]; cuando Dios nos prueba no lo hace mas allá de lo que podemos soportar, y es para exhibir nuestro corazón y demostrarnos a nosotros mismos quienes somos y que hay dentro de nuestro corazón, y que nuestra fe sea fortalecida; eso se llama crecer en sufrimiento, y es diferente a destruir con sufrimiento, esa es la diferencia entre Dios y Satanás


cuando nosotros nos rebelamos contra Dios y hacemos lo incorrecto ante sus ojos, la maldición cae sobre nuestras vidas, y sobre las de nuestros hijos, nietos y bisnietos; o sea, hasta la cuarta generación; pero espere un momento, esto significa que hoy yo puedo ser sujeto de una maldición por actos cometidos por mi bisabuelo!!! Muchos de nosotros ni siquiera conocimos a nuestros bisabuelos!!!, mucho menos lo que hicieron en su vida y que pudiera causarnos una maldición; sin embargo, la biblia nos muestra que eso es cierto y que existen dos formas para descubrir esas maldiciones generacionales que nos han sido transmitidas de nuestros antepasados por la ley de la herencia



La primera es por medio de palabra de revelación de conocimiento del Espíritu Santo [11] }; pero para accesar a esa forma de revelación necesitamos tener ese don o tener acceso a una persona que lo tenga, tal como sucedió con Ananías y Safira, quienes por medio del conocimiento del Espíritu Santo, el apóstol Pedro descubre su robo a la iglesia y caen en ese momento muertos [12]. La segunda forma y que es la que se encuentra al alcance de todos es estudiando los síntomas o efectos físicos y mentales que presentamos, y son los siguientes:



Pobreza o insuficiencia financiera permanente.

Es deseo de Dios que tengas más de lo que sea suficiente para cubrir tus necesidades, su deseo es que sobreabunde [13], incluso para dar a los demás, la falta de provisión económica permanente es una maldición por medio de la cual satanás impide por muchos medios que llegue a ti esa sobreabundancia - negocios fracasados, perdida del empleo, sufrir robos constantes, fraudes, etc -, y como te he dicho, lo hace con todo derecho y Dios no lo va a impedir, aunque eso signifique tu ruina total


Esterilidad, impotencia y abortos.

una forma de ser bendecidos por Dios es por medio de nuestros hijos [14], el fruto del vientre de la mujer es grandemente estimado y bendecido por Dios [15]; Él no desea que tengamos hijos abortitos, mal formados o con enfermedades congénitas; desea ver como nos multiplicamos y nos gozamos de su misericordia y amor; no es su deseo traer a nuestros hijos a la vida para verlos morir de enfermedades, de alcoholismo o drogadicción; eso NO ES DE DIOS; nuestro Dios es un Dios de inmensa justicia y misericordia ¿Qué padre desearía ver a sus hijos morir en un callejón por una sobre dosis, en un hospital por un cáncer o en un accidente? !!ninguno!! se nos ha dado la facultad para reproducirnos, no para ser estériles o para que nuestros hijos vengan a sufrir y hacernos sufrir con ellos; eso es una maldición, cree lo que te digo; así como Jesucristo sanaba a los enfermos en las calles como una señal de lo que significaría su sacrificio en la cruz, así es ahora, Dios no cambia como lo hacemos nosotros, pero hoy ese sacrificio ya se ha materializado, Jesucristo es vida, no enfermedad y muerte, eso es contrario a la naturaleza del Hijo de Dios; Él nos dijo.- Yo soy la verdad y la vida


Fracaso y derrota constante en todo lo que tu mano comienza.

normalmente cuando nada sale bien decimos -estoy salado-, lo correcto es pensar – existe una maldición sobre mi vida - y efectivamente así es, no importa lo que hagas y el ingenio que apliques a tus proyectos, simplemente no funcionan y todo resulta tiempo perdido y nos sentimos frustrados; y eso no es voluntad de Dios, Él quiere prosperar todo lo que nuestra mano comienza, todo negocio que iniciamos o trabajo que desempeñamos Él desea que su poder y bendición sea manifestado para su gloria a travéz de nosotros, no importa si vendemos arena en un desierto, aun así tendíamos éxito si su bendición es sobre nosotros; Dios no nos promete que algunas cosas prosperarán, Él dice que TODO lo que inicie nuestra mano prosperará [16]; y si alguien puede interferir en esa bendición es solamente satanás por medio de un argumento legal válido que imposibilite a Dios intervenir en nuestro favor y bendecirnos en esa área 


entienda esto.- Dios desea que seamos como un árbol plantado junto a un río cristalino y que demos fruto sin que nuestras hojas caigan [17]; no dude esto que le digo; solo tiene que levantarse y decir: ¡ya basta!, necesita tomar el control de su vida, nadie, ni aun Dios lo va a hacer por usted


vea algo más; lo único que Jesucristo maldijo en toda su vida en la tierra fue una higuera [18] ¿Por qué? PORQUE NO DABA FRUTO; ¿lo entiende? lo que no da fruto no sirve para Dios y además es señal que tus pasos te han llevado lejos de Él y de su bendición; si tú hoy deseas que tus manos no sean estériles haz algo para cambiar eso, pero es necesario que tú rompas esas maldiciones, no se van a romper solas, y más adelante te explico como hacerlo, pero ahora decide poner un alto al saqueo y los robos de satanás porque él nunca se va a detener hasta verte muerto y en la ruina



Muerte no natural o repentina reiterada

Las muertes trágicas reiteradas de abuelos, padres, hijos, hermanos, primos, etc, son un signo inequívoco de maldición generacional. Si la abuela tuvo cáncer de mama y la hija también lo padeció; cuidado!!, la nieta va por el mismo camino y ahí hay una maldición generacional que viene desde la abuela y la va a padecer la nieta; si la nieta no rompe esa maldición ella va a tener cáncer de mama y la bisnieta probablemente también; entiendan que todas las enfermedades trasmitidas por herencia no son resultado de la genética, es el resultado de una maldición que no ha sido quebrantada y que será efectiva hasta la cuarta generación si nosotros no hacemos algo para detenerlo; las maldiciones generacionales operan en el plano espiritual, pero se manifiestan en el terrenal, en nuestros cuerpos, en nuestras familias y trabajos; dicho de otra forma, necesitamos tener mas cuidado de lo que no percibimos con nuestros sentidos terrenales que aquello que podemos ver o sentir físicamente



tengo que dejar claro algo.- Satanás es un enemigo vencido, Jesucristo lo venció en la cruz del calvario al dar su vida por nosotros limpio de pecado, cada uno de nuestros pecados fue sobre Él, fue molido a golpes por nuestras transgresiones y por su llaga fuimos sanados [19]; noten que en Isaías 53, no dice que por su llaga seremos sanados, - eso no dice- allí dice que ya hemos sido sanados, lo único que necesitamos es derogar la ley de Moisés en nuestra vida, quebrantar la maldición que pesa sobre nosotros y sacar de nuestra vida al que día y noche busca nuestra muerte; !!! Pero haga algo hoy!!! Ya no espere más, ya no permita mas dolor, ya no permita más angustia para usted y los suyos; pero es necesario que se levante, tome las riendas de su vida, deje atrás la apatía, deje de ser una bestia de carga destinada a soportar golpe tras golpe, eso no es necesario, ya hubo uno que sufrió todos y cada uno de los azotes que usted recibe; ¿para que más golpes y enfermedad? ¿para que mas sufrimiento y angustia? eso no lo hace santo ni trae dignidad a su vida y tampoco es lo que Dios quiere para usted, aun cuando satanás le diga lo contrario día y noche, !!!es mentira!!! No crea lo que ve en el mundo material, es una ilusión creada por nuestro adversario, pero si le creemos esa ilusión se hace realidad



satanás odia a Dios, pero no puede destruirlo, al no poder hacerlo destruye lo más preciado para Él: NOSOTROS, y lo peor es que somos nosotros lo que le damos un derecho legal para hacerlo; es un homicida, un ladrón y un engañador que jamás tendrá misericordia de nosotros, ni muertos dejará de atormentarnos si vamos a su reino, y su lugar en bajo nuestros pies, tal como un enemigo derrotado; Él no es tu amigo; ni nada, absolutamente nada bueno obtendrás de ese ser



Enfermedades crónicas o hereditarias.

ya he escrito algo de eso, pero es bueno abundar en el tema; la ciencia trata de distinguir entre enfermedades hereditarias, enfermedades congénitas y enfermedades genéticas; para que te des una idea de lo que habamos, existen mas de 4 mil enfermedades hereditarias; son 4 mil enfermedades entre las que satanás puede hacer pasar como enfermedad una maldición sólo para confundirte y que pensemos que así es la vida; es cierto que nuestro adversario es un adversario derrotado, pero eso no significa que sea un idiota, y el mismo Jesucristo definió a Satanás como el príncipe de este mundo [20]; no importa como defina la ciencia una enfermedad que se trasmite de un padre a un hijo o si son científicamente heredables; eso no cambia que sea una maldición que llega a tu vida por el pecado de tus padres, abuelos o bisabuelos; pero no necesariamente las enfermedades producto de una maldición generacional son exactamente las mismas que sufrieron nuestros abuelos, ni tampoco tienen que ser crónicas, aunque esos dos aspectos definen con toda contundencia una maldición de ese tipo



Trastornos mentales o fata de equilibrio emocional

el lugar que por excelencia es vulnerable y blanco predilecto de satanás para asestar un ataque es nuestra mente; de eso que no te quepa la más mínima duda. Los antecedentes familiares de locura, depresión mental prolongada e inestabilidad nos llevan nuevamente a una maldición generacional que se cumple en tu vida y probablemente en la de alguno de tus hijos


una persona que durante años deambula desnuda y vive entre las tumbas de un panteón es una persona afectada de sus facultades mentales causadas por satanás y sus demonios, tal como lo mostró Jesucristo [21]; nuestros problemas nerviosos que son disminuidos con tranquilizantes son un reflejo de la esclavitud mental en que el adversario nos tiene sumidos; pero eso puede cambiar hoy, Jesucristo vino a dar libertad a los cautivos [22] y tu vida es muy valiosa para Dios; si tu padre, madre o abuelos fueron esclavos de los tranquilizantes eso no significa que tu tengas que serlo también; hoy tienes la oportunidad de ser liberado con el poder de la sangre de Jesucristo; pero déjame demostrarte como todos esos tranquilizantes son el resultado de una maldición y de dónde vienen


la hechicería está prohibida por Dios y su castigo es la maldición generacional de la que hablamos [23]; la palabra hechicería deriva del griego -pharmakia -, que en castellano significa farmacia y que es el lugar en dónde adquirimos todas esas drogas tranquilizantes que nos ayudan a no aventarnos de un balcón o correr desnudos sobre las lápidas de un cementerio; algo que hay que dejar claro es que toda droga, ya sea con o sin receta médica se encuentra asociada con los demonios, si tú utilizas drogas no sólo abres una puerta a Satanás en tu vida para ser zarandeado a su antojo, también traes a tu vida la ley de la herencia, y por cuya ley tus hijos, nietos y bisnietos llevaran la misma maldición tal como si hubieren consumido drogas contigo



ahora sabes que Cristo es poderoso para romper cualquier maldición, cualquier adicción al alcohol, a la cafeína, a las drogas, al cigarrillo, a la fornicación, a la pornografía y a todo lo que signifique una esclavitud para tu vida. Dios desea que no tengamos necesidad de tranquilizarnos con una droga, Él no desea que dependamos de eso porque trae más carga para nosotros, Él desea que sólo dependamos de su amor y de su misericordia, pero te toca a ti actuar, nadie te va a obligar a hacerlo, eres libre de decidirlo, y si así lo decides, Jesucristo te fortalece para que puedas hacerlo. [24]




Desastres continuos en la familia

todos estamos sujetos a sufrir un accidente, eso es relativamente normal, pero existen accidentes que los podemos catalogar como fuera de lo normal, extraños o incluso como de – muy mala suerte – En un pueblo al sur de México conocí a una familia en la que el abuelo, el padre y el hijo murieron arrollados por el tren en diferentes eventos, todos sobre la misma vía ferroviaria pero en diferentes años ¿es normal eso? claro que no, aquí pasa algo


Dice la escritura que cuando una familia vive bajo el amparo y protección de Dios, el ángel de jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende [25]; cuando David escribió los salmos claramente hizo referencia a un ángel como entidad espiritual que nos defendería, evidentemente esa defensa sería igualmente en el plano espiritual, porque hoy sabemos que nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra huestes espirituales de maldad que habitan en las regiones celestes [26]; aquí nuevamente repito lo que ya he dicho, es mas real lo que no vemos que aquello que percibimos con nuestros sentidos; sin embargo, si con motivo de una maldición generacional todos los miembros de nuestra familia son constantemente atacados con desastres, Dios no puede intervenir, porque mientras nosotros no quebrantemos esa maldición, Satanás tiene todo el derecho para causarnos tantos desastres y aflicciones como el desee, incluyendo la muerte. Por eso en Ezequiel 18.2 dice: Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera; la dentera es el dolor de dientes y encías por comer alimentos ácidos ¿Por qué diría Dios que serían los hijos los que sufrirían porque sus padres comieron alimentos ácidos? por a Ley de la Herencia y la maldición generacional de que hablamos



si hoy tu o tu familia está bajo maldición, ahora están parados sobre las vías del ferrocarril, y el silbato del tren avisando del peligro tu lo escuchas como el canto de un ruiseñor; entiende que nadie va a hacer nada por ti, es imposible que yo pueda romper la maldición generacional que afecta a mi vecino; yo puedo romper la maldición generacional de mi vida, pero ninguna autoridad tengo para hacerlo en la tuya; Dios ya nos ha dado el sacrificio de Jesucristo para aceptarlo como Señor y Salvador y eliminar de nuestra vida los principios de maldición de la Ley de Moisés que hoy día siguen teniendo vigencia en la humanidad



el mismo Dios prometió un nuevo pacto que sería sellado con la sangre de su Hijo, y prometió que la Ley de la Herencia ya no tendría vigencia si creiamos en su Hijo; precisamente cuando Dios dijo que nos daría un nuevo pacto hizo referencia a la dentera sufrida por los hijos a causa de los padres – maldiciones generacionales - [27] y que ese tipo de maldición generacional podría ser eliminada; sin embargo, hasta en tanto la sangre de Jesucristo no opere en nuestra vida nosotros seguimos bajo los principios de la Ley de Moisés, puesto que los principios de la palabra de Dios no operan en forma automática sin que sea nuestra explícita voluntad que así sea y que lo confesemos con nuestra boca para salvación [28]



¿COMO CANCELAMOS UNA MALDICION GENERACIONAL?


Los pasos para cancelar una maldición generacional que afecta nuestra vida o que podría afectar la de nuestros hijos consta de tres pasos


PRIMERO- Es requisito indispensable hacer nuestro ese pacto sellado con la sangre de Jesús, de esa forma estamos bajo la gracia del sacrificio del Hijo y en forma gratuita llega la salvación a nuestra vida, pero eso no significa que la salvación implique rompimiento de maldiciones generacionales, eso es un proceso posterior.

debemos confesar con nuestra boca y en forma audible, que creemos que Jesús es el Hijo de Dios venido a éste mundo en carne, y que por el sacrificio en la cruz nuestros pecados han sido perdonados, que nuestras transgresiones han sido lavadas con la sangre del Hijo y que es nuestro deseo que Jesucristo tome el control de nuestra vida; debemos en ese mismo momento confesar todos y cada uno de nuestros pecados y con toda honestidad, decirle al Padre que nos arrepentimos de nuestras rebeldías y que no se acuerde nunca más de ellas; que es nuestro deseo que nuestro nombre sea escrito en ese mismo momento en el Libro de la Vida [29], y hacer un compromiso personal con Él para hacer lo que es agradable a sus ojos de acuerdo a su palabra


En este punto ya tienes la salvación en la bolsa, claro, siempre y cuando continúes en obediencia, y aquí puedes preguntar ¿Podría ir al infierno por los pecados de mis antepasados debido a la ley de la Herencia? La respuesta es NO. Sin embargo, las maldiciones generacionales derivadas de los pecados de nuestros antepasados SI te afectarán mientras estés vivo y de no romper esa maldición podría pasar a tus hijos. Por eso es importante romper la maldición generacional por medio de la sangre de Jesucristo, pero hazlo hhoy mismo, ya no esperes para hacerlo



SEGUNDO - Habiendo realizado el primer paso, ya podemos hablar con Dios, pues la única forma en que podemos presentarnos en oración frente al Padre sin ser desechados es en el nombre de su Hijo Jesucristo; esto es porque mi naturaleza caída por el pecado original NO me permite presentarme frente al Padre en oración, no podemos hacerlo pues no somos dignos de estar en su presencia, su santidad es tan perfecta que somos desechados si tratamos de comparecer por medio de nuestros propios recursos carnales; desde luego existen excepciones – Abraham, Isaac, Jacob, Moises-; sólo una santidad exactamente igual a la del Padre nos abre la puerta para llegar hasta su templo, y esa santidad perfecta sólo existe entre el Padre y el Hijo, por eso claramente se nos dice que el único mediador entre el Padre y los Hombres es el Hijo [30], y por eso justamente el mismo Jesucristo nos explica que cuando oremos, debemos hacerlo al Padre y pedir en el nombre del Hijo [31]. También recuerde que al momento de la muerte de Jesús en la cruz el velo del templo se rasgó, ese significado espiritual implica que a partir de ese momento todos los seres humanos que creemos en el sacrificio de Jesucristo podemos presentarnos en oración frente al Padre sin necesidad de un intermediario humano, como era costumbre cuando Dios habitaba entre el pueblo de Israel dentro del tabernáculo



si ha cumplido el primer paso, ya es la hora de quebrantar cualquier maldición personal y generacional en nuestra vida y en la de nuestros hijos menores; es hora de quitarle a satanás el derecho legal de atacarnos por los pecados cometidos por nuestros padres, abuelos y bisabueos, y pedirle al Padre que nos restaure de esa naturaleza caída y de la maldición; este paso es el momento en el que en nuestra vida Jesucristo liberta a los cautivos [32]. !!nosotros somos los cautivos del pecado!!

por ahora y por cuestiones de trabajo no me es posible señalar y comentar los pecados que originan las maldiciones generacionales [33], pero a groso modo son los siguientes-

todo aquello relacionado con la idolatría, tener y adorar imágenes de vírgenes, santos, demonios, animales, incluso imágenes del mismo Hijo de Dios, ninguna imagen nos está permitida, de ningún material


todo lo relacionado con el ocultismo; aquí se incluye desde lectura de la mano, el café, las cartas, los horóscopos, la adivinación, la consulta a los muertos y hasta ritos satánicos y adoración directa a demonios, pactos con satanás, poseer imágenes de símbolos satánicos y la meditación trascendental, la masonería, el mormonismo; también practicar cualquier tipo de de hechicería, magia o conjuro

todo lo relacionado con la fornicación, homosexualidad, bisexualidad, incesto, zoofilia y toda relación sexual heterosexual antes o fuera del matrimonio trae consigo maldición


todo lo relacionado con deshonrar a los padres, la falta de respeto, la violencia hacia ellos, maldecirlos, odiarlos, tener resentimientos y la falta de perdón hacia ellos por cualquier causa, no importa lo grave que hubiera sido
el defraudar económicamente a nuestros hermanos, herirlos físicamente o matarlos


te recomiendo que elabores una lista de todos y cada uno de los pecados que pudieron haber cometido tus padres y si recuerdas los de tus abuelos también; ahora es necesario orar a Dios con voz audible y confesarle sólo a Él todos y cada uno de los pecados de nuestros antepasados solicitando sean nulificada y revocada cualquier maldición que pudiera haber sido transmitida a nosotros por nuestros antepasados; es conveniente también orar pidiendo al Señor que nos muestre los pecados de los que no tengamos conocimiento y que nos perdone por aquellos que nos sean desconocidos; debemos declarar que en ese mismo momento y por el poder de la sangre de Jesucristo toda maldición es revocada y que Satanás deja de tener autoridad sobre nuestra persona, hijos –si los tienes- y negocios. además…


declara con voz audible- En el nombre de Jesucristo ejerzo autoridad sobre la maldición de –falta de provisión económica- -inestabilidad emocional- -esterilidad o impotencia- - fracaso- - muerte repentina- -enfermedades crónicas- etc. y ordeno que sea rota en este momento, y…


declara con voz audible- Ordena a todos los demonios que tengan relación con la maldición generacional que estés tratando que huyan de inmediato en el nombre de Jesucristo y declara que ya no tienen autoridad en tu vida ni en la de tus hijos


TERCERO - Cambia tu vida, lee la Biblia y ora a Dios diariamente; si lo haces es MUY probable que sientas como satanás te ataca sin parar por un tiempo y las cosas empeoran, pero RESISTE, a ese tipejo no le gusta que se le salgan de la trampa en la que nos tenía sumidos y te va a hacer saber su enojo de tal forma que pienses que estabas mejor antes de cambiar, pero pasado un par de meses veras los efectos de la justicia de Dios, y ahora si VAS A SABER LO QUE ES LIBERTAD


amigo y/o amiga, yo no me avergüenzo de Jesucristo para que Él no se avergüence de mí [34]; vienen tiempos difíciles y necesitamos estar unidos, es cierto que no seremos populares, es cierto que se mofan diciéndonos –aleluyas- es cierto que tendremos pocos amigos, es cierto que nos dirán fanáticos o locos, pero ¿sabes que? no necesitamos la aprobación del mundo, sólo del Señor Jesucristo, porque es Él quién con su sacrificio me ha redimido de la maldición y quién va a juzgar a vivos y muertos. [35]


no sé porque –y tampoco pregunto-, pero el Señor me ha llevado a escribir esto especialmente para este foro, mi mensaje no es para nadie en especial, pero estoy seguro que si es para ti el Señor te lo va a revelar, sólo pon algo de tu parte y abre tu corazón

miércoles, 4 de noviembre de 2015

¿Hay que alejar a los pobres del fútbol? ¿Hay demasiada gente de color en este deporte?

Conversa con nosotros en facebbok: https://www.facebook.com/iglesiadelanuevaera/

Todo quien me conozca sabrá que soy un gran aficionado a los deportes aunque admito que nunca he estado interesado en el fútbol. A medida que envejezco, encuentro el golf como un deporte de estrategia respetable, un pasatiempo que me hace mover la cabeza con asombro cuando ese pequeña pelota blanca cae justo en una exuberante meseta verde. 

Incluso el "deporte de los reyes" me ha inspirado para ponerme de pie y aplaudir. ¿Qué podría ser más fascinante que ver a un noble animal al galope en la recta final, para luego ser coronado con su laurel justamente merecido?



Por el contrario el fútbol no me parece que sea interesante o inspirador de ninguna manera. Parece una pelea de asiáticos con cuchillos. Todo lo que se puede ver son saltos, empujones, gritos y escupitajos. Cuerpos sudados. Calzado deportivo de dudoso gusto. Codos golpeando. ¿Y quién se divierte con esto? Desde luego, no los jugadores, en su traje chillón y pésimamente diseñado. 


Tampoco los entrenadores, que parecen caer en dos categorías: el flaco y pelado cocainómano o el tirano grasiento sudoroso gritando sobre maniobras que su cuerpo nunca podría realizar. 



¿Y los hinchas? Bueno, vamos a decir que un juego fuerte, violento y con sólo cinco reglas básicas no atrae a las bombillas más brillantes de la caja.



Ni siquiera existe ningún sentido de la deportividad en el fútbol. La triste verdad es que la única manera de destacarse en un partido es por ser intensamente egoísta en la cancha. Sí, pantomima de coordinación y cooperación, pero a fin de cuentas son como 22 equipos de un jugador cada uno.






En los últimos años, los jóvenes se han ido interesado cada vez más en el fútbol. Hay un sentido de pertenencia en esta conducta, algo parecido a lo que ocurre en los barrios pobres con la cumbia villera. 


La gran mayoría de los niños no tienen una conexión natural, genética con el juego. Volviendo a la analogía de la lucha con cuchillo, este deporte se nutre de de niños que carecen de la sofisticación psicológica de discernir entre la competitividad y la violencia pura y simple. 

Es evidente que el problema fundamental con el fútbol es que sus jugadores no reflejan a nuestras familias ni a nuestros valores. Son demasiado exóticos, más allá de los tonos de piel demasiado sombreados, los valores que que pregonan son a la vez extraños y desagradables. Yo no odio a los negros. En realidad les envidio su éxito en nuestro deporte, pero debo cuestionar honestamente su papel desmesurado en nuestra sociedad. 


Estamos hablando de lo que es esencialmente una minoría de inmigrantes que representa a menos de 6% de la población del Uruguay. 

A través de leyes y técnicas de reclutamiento reñidas con la moral, este grupo étnico ha ganado una colocación desproporcionada en muchas facetas de nuestra cultura. El carnaval es un ejemplo verificable de esto. El porcentaje de negros en las comparsas y similares está cerca de un 450% de la realidad con respecto a nuestra población. 

Sin embargo hay algo curioso: En las series policiales parece estar prohibido el uso de actores negros como violadores o ladrones, a pesar de que este grupo étnico en la realidad representa  una tasa de población 5 o 6 veces superior a la blanca en nuestras prisiones. 


¿Podemos detenernos un momento y admitir que es un poco absurdo tener todos estos jugadores negros en el fútbol profesional? 


¿Qué pasa si los zurdos de este país decidieran forzar a que otra minoría domine otro deporte? Esto es lo que se obtiene cuando la corrección política interfiere estúpidamente con el equilibrio natural de los deportes competitivos.





Mientras que el fútbol es muy popular entre un grupo muy selecto, carece de ética, de deportividad y de superación personal tan necesario en un verdadero pasatiempo nacional. No nos levanta como un todo. Tampoco se trata de un drama que nos humilla como individuos. En el análisis final, es poco más que un valiente salvajismo sin escrúpulos exportado a los hogares como un negocio para pocos.



¿Se puede cambiar esto? De hecho, el tema más crítico que enfrenta este deporte hoy es la falta de jugadores blancos, cultos, cristianos y de buena familia. Esto sería fácilmente corregido si los presidentes de los clubes y los entrenadores se dieran cuenta de que su salud financiera a largo plazo depende realmente de esto. ¿Cuántos padres y familias enteras volverían con alegría a los estadios si el deporte fuera un sincero reflejo de sus creencias más queridas? 



Además, el estigma de la pobreza necesita ser separada del juego. Una población más amplia, más abierta ayudaría. Ropa apropiada y masculina sería mucho mas atractiva para la mirada que los pijamas sedosos actuales.


Dios los bendiga a todos.


Ponte en contacto:

iglesianuevaera@gmail.com
Mi twitter: aquí
Mi fanpage en facebook: aquí
Mi perfil de facebook: aquí

Snapchat una herramienta usada por los homogays para reclutar hombres

Informantes dentro de la comunidad homogay nos confirman que los homosexuales han usado su destreza tecnológica para explotar la nueva fun...