martes, 11 de marzo de 2014

Esta es la foto que te hará creer en Dios





Queridos hermanos,
He aquí la mano de Dios. Para aquellos de ustedes bendecidos con ver esta imagen, el ser espiritual que habita dentro de cada uno de nosotros acaba de experimentar, con certeza, asombro y maravilla. Tal vez algunos de ustedes se sientan escépticos, sientan una voz interior que les dice que esta no es la mano de Dios. Mantenga esta verdad en su mente: eso que escucha es Satanás, susurrando en el oído de su ser espiritual. Él está tratando de evitar que usted reciba su merecido regalo de vida eterna en el Cielo.

Hoy en mi iglesia enseñé la imagen de arriba a toda mi congregación. Les pedí a todos los miembros de mi iglesia que trajeran un amigo no creyente con ellos. En la multitud había  amigos ateos, agnósticos y amigos que creen en ideas falaces como la evolución y el cuidado de la salud universal. Estas almas descarriadas tienen una desesperada necesidad de Cristo. Su ser espiritual muere de hambre, pero Satanás ciega sus sentidos para que no encuentren el maná espiritual que es tan abundante para ellos. Pero después de que les mostré esta imagen a todos ellos, ocurrió un milagro. Lloré. Oí ángeles llorando también.

Hoy, amigos míos, después de ver la Mano de Dios, más de 33 personas vinieron a Cristo. Cuando llamé a aquellos que no fueron salvos, los que habían rechazado las enseñanzas de Cristo, a dejar a un lado su carga de una vida embebida en el libertinaje y la incredulidad, se levantaron y vinieron a mí.

Como puedes ver, hoy he ido más allá de la fe, les mostré esta visión del creador universal y una fuerza tan poderosa que incluso los científicos de la NASA confesaron que esto es realmente La Mano de Dios.

Estoy realizando un video para subir con testimonios de personas que convirtieron al cristianismo después de ver esta dura prueba de Dios. Esto es sólo una pequeña muestra de su poder, al parecer debido al acaparamiento de algún tipo de gas celestial. Sólo imaginen el día en que todos estemos en el cielo, haciendo una reverencia ante él y protegiendo nuestros ojos de la luz de su gloria eterna. ¡Gloria!

Por favor, envíe esta imagen a cualquiera de sus amigos que no sea creyente. Sus corazones se suavizarán y se van a convertir.

Con el corazón lleno de alegría,

Reverendo Daniel Salcedo
Iglesia de la Nueva Era