martes, 27 de mayo de 2014

Disney confunde a nuestros niños con propaganda gay



Decir indignado es quedarse corto para describir mis emociones en este momento. Durante demasiado tiempo hemos atrapado a Disney vendiendo propaganda liberal disfrazada de programas infantiles. Sin ir más lejos en la película La Sirenita, el palacio bajo el agua parecía un torpedo con forma fálica con brujería deslumbrante sobre él. Para empeorar las cosas, en la terrorífica película Aladdin hay una escena en que el tigre misifús arrincona a la princesa detrás deunas cortinas y nuestros niños deben escuchar el audio de un verdadero video de una geisha india satisfaciendo a dicho animal.

Como si esto no fuera suficiente, sabemos Walt Disney era un racista y apoyó al partido nazi. Se puso de pie en contra de su propia tierra, Estados Unidos, y de alguna manera su reino mágico todavía corrompe a las niñas que alguna vez fueron dulces como Miley Cyrus y Britnay Spears del club de Mickey Mouse , hoy vemos a esas mismas niñas escupiendo demonios y enseñando sus firmes muslos sin pudor alguno.

Muchos padres se niegan a aceptar que Disney tiene una moral cuestionable porque quieren disfrutar de unas vacaciones en la tierra de Disney World . Los liberales se rajan las vestiduras diciendo que Disney no tiene por que ser supervisado por la FCC o un comité cristiano inspectivo. Yo digo que sí porque han demostrado una clara incapacidad para gobernarse. Permiten que los homosexuales tengan marchas del orgullo, apoyan el matrimonio homogay y la adopción gay (secuestro de niños) y ustedes, los padres, deben darse cuenta de que los gays están utilizando Disney como parte de su plan para conquistar el mundo.

Basta con mirar la imagen fálica que han colocado en una nueva historieta de Mickey Mouse. En un primer vistazo rápido se podría pensar que es sólo una promoción de algún juego divertido de Disney, pero cuando se mira más de cerca con el ojo de un inspector se nos revela la verdadera intención detrás detrás la imágen y es allí cuando debemos preguntarnos ¿por qué quieren contaminar a nuestros niños con estas imágenes sucias?





¿Qué es lo que se ve aquí a la derecha? ¡El peligro de un ratón charlatán! Está oculto en el vestido de Minnie y se puede ver que la intencion es trabajar el inconsciente de nuestros niños, quieren que su pequeño hijo Juancito piense "¡mmm un chupetín Mr. Pop, quiero deleitarme lamiendo su dulce cubiereta!" ¿Cuantas lamidas separan a Juancito del centro líquido del infierno?

Todo está podrido y estoy enojado por esto. Mira cuán sutiles tratan de ser y me gustaría ver las estadísticas, porque yo apuesto a que un 4 -5 % de todos los niños que vieron esta suciedad ahora se niegan a asistir a la Iglesia y se pasan el día hablando de diversidad.

Oh, sientase libre de dejar que sus hijos continúen viendo esta porquería repugnante. Será igual que con Beto y Enrique (Bert y Ernie). Va a descubrir que sus hijos dejaron Plaza Sesamo por Plaza Opio, agachandose y exponiéndose, haciendo los peores favores que uno pueda imaginar a cambio de pasta base y humo de marihuana mientras continuan con su estilo de vida bizarro. Todo termina en enfermedad y muerte. Si no le gusta este final para el pequeño Juancito no dude en hacer lo correcto y evitar que su futuro sea  en un frío depósito de cadáveres a los 35 años por causa de una enfermedad de transmisión sexual. En parte la propaganda pervertida del ratón hurón será la culpable, junto con sus deficientes habilidades como padre.

Señores, esto no es un dibujo animado. Es un señuelo, un cebo para atraer a los niños a la homosexualidad y la promiscuidad y sólo les asegura como lugar de descanso final una eternidad de en el infierno limpiando su alma con fuego y lava caliente. 
¡Dios los bendiga a todos!
Con amor:
Reverendo Daniel Salcedo

1 comentario:

Maria Rodriguez dijo...

Hay que orar para que Dios toque verdaderamente los corazones y cambie la mente sucia de quien busca lo malo en cada cosa. A mis 42 años JAMAS hubiese imaginado o buscado un simbolo falico en esos muñequitos, debe estar mas que enfermo para dedicarse a eso. Oren, busque realmente de Dios.