martes, 7 de octubre de 2014

¿Es el gato un arma asesina? Sepa por qué ronronea su mascota.


Los gatos son la alimaña natural que representa la mayor amenaza para la humanidad. El único propósito de un gato en toda su vida es matar y destruir: devastan ecosistemas, son responsables de enfermedades tales como la peste bubónica y la gripe aviar y acortan la vida útil de sus amos en más de 30 años, debido a que causan este tipo terrible de alergias.

Los felinos representan una mayor amenaza cancerígena para el cuerpo humano que fumar 6 paquetes de cigarrillos al día. Es gracioso ver personas quejándose por el humo de los escapes y por el daño que esto puede producir en sus pulmones y no decir ni una sola palabra sobre los gatos. 

Pero más allá de todas sus repugnantes cualidades naturales inherentes a su físico, hay un aspecto psicológico en el gato que lo hace francamente deplorable y me atrevo a decir demoníaco. Los gatos son asesinos por naturaleza. Deslice algún objeto delante de un gato y verá que su respuesta natural es la de saltar a matar.


Los gatos solo tienen una emoción: el desprecio.


La prueba más reveladora de esto está en la imágen de arriba, dejando al descubierto las heridas en el brazo de un pobre dueño víctima de una escaramuza con un gato barcino. Se puede entender con claridad meridiana que cuando un trozo de carne fresca se acerca (brazo del dueño del animal), el gato actúa por instinto de caza. Un gato ve todo lo que tiene a su alrededor como una posible comida: su corazón late con fuerza, cada latido bombea la sangre a través del cuerpo alimentando la bestia primitiva, esto le permite una dosis de adrenalina extra con el objetivo de que pueda más fácilmente mutilar hasta la muerte.


Las mordeduras de gato son comunes y generalmente mortales. Alguien no compartió esta información vital con el pobre señor Paul Gaylord. El cometió un error fatal cuando oyó un gato ronroneando y cayó en el señuelo. Los gatos saben que muchas personas son emocionalmente fáciles para el lavado de cerebro. Estos pequeños peludos vagabundos lograron establecerse como deidades en la jerarquía egipcia, y son responsables de la caída de la cultura y las buenas costumbres de esa civilización otrora orgullosa.

Paul Gaylord pensó que el gato estaba siendo cariñoso con el pequeño gruñido ya que se frotó contra sus piernas. Enamorado, Paul quiso acariciar al animal detrás de las orejas. Sería esa la última vez que pudo usar sus dedos, puede leer más detalles de esta desgarradora historia en el Daily Mail.


En un repentino destello de maldad primigenia, el gato saltó a la cara de Paul, agitando con furia sus patas y  Paul cayó al piso debido al asalto. Una vez que el gato tenía a Paul justo donde lo quería, rápidamente atacó la mano del hombre. Con la ferocidad de un tiburón muerto de hambre, el gato furiosamente sacudió con la cabeza hacia adelante y atrás, desgarrando la carne del cuerpo de este pobre hombre. Una vez saciado, el gato salió corriendo para nunca más ser visto. Paul se despertó al rato, notó que partes de las manos le faltaban, tenía fiebre alta.

Sólo dos horas más tarde, el virus de la gripe felina (peste bubónica) se apoderó por completo del cuerpo de Paul. Mostró todos los síntomas clásicos: manos y pies muertos, sangre negra alquitranada, confusión. En definitiva, un encontronazo con un gato puede llegar a ser así de grave. 

Enfermedad Medieval: La peste bubónica mata las células y causa gangrena. Los dedos de las manos y de los pies del señor Gaylord quedaron negros y tendrán que ser amputados.
El Sr. Paul Gaylord estuvo cerca de la muerte y de perder las extremidades después de ser atacado por un 'gato amistoso' que lo atrajo con un ronroneo. Paul contrajo la peste bubónica, más conocido como el virus de la gripe del gato H1F1. Esta enfermedad mortal casi acabó con la humanidad en el siglo 17.


Un Problema moderno: Aunque la plaga se relaciona por lo general con la Edad Media, el señor Gaylor es la 17 persona en contraerla sólo en USA desde 1937. 


En tiempos antiguos, los gatos fueron reconocidos por el clero como una amenaza para la humanidad. Cuando la gente empezó a caer enferma por la peste bubónica, no era raro ver a los sacerdotes esparciendo las cenizas de los gatos muertos hacia en el cielo, como una especie de ofrenda a un poder superior para expiar la vida del dueño del gato de los pecados relacionados con albergar una de estas bestias.

Tratamiento en el Siglo 17 de la gripe del gato: Los sacerdotes arrojaban las cenizas de los gatos a los cielos, con el fin de apaciguar el poder superior que estaba enfurecido por servidumbre de la humanidad hacia los gatos. Desafortunadamente, las personas no se dan cuenta de que estos bichos simplemente llevan un virus que podría haber llevado a la extinción de la humanidad.

Amigos, la próxima vez que escuchen un gato ronroneando, recuerden la historia de Paul Gaylord y los buenos cristianos, hombres y mujeres que murieron en los siglos medievales. Sus historias todavía susurran en el viento: "no confíes en los gatos, o verás tu vida fugaz. Corro entre las rosas. Bolsillo lleno de posesiones: cenizas, cenizas, todos caemos."

Todos caemos.

8 comentarios:

Antonio dijo...

No estoy tan seguro de que los gatos sean tan malvados. Son muy bonitos. Es cierto que dañan a los humanos, pero la humanidá es rete diabólica.

Luz Doofenshmirtz dijo...

Ya no tienen cuenta de FB?
O me bloquearon?
:(

Daniel Salcedo dijo...

Estimada amiga, tenemos nestra página de facebook y además el perfil del Reverndo Salcedo y demás autoridades de la iglesia. Es posible que hayas sido bloqueada si consideramos que tus comentarios eran ofensivos o si patrocinaste alguna denuncia contra nuestro perfil. Que Dios te bendiga.

Joaquin Belluscio dijo...

Y que tal si ese hombre era un pecador y el ataque del gato fue una forma de Dios de hacer justicia?
Y si eso es cierto, por qué hay millones de personas en el mundo que tienen gatos de mascotas y no fueron atacadas?
La peste bubónica, según tengo entendido, fue causada porque, como consecurencia de la matanza sistemática de gatos, creció de manera desmedida la población de ratas, las cuales transmitían la peste.
De todas formas, estoy abierto al debate. Puede que esté equivocado, qsique me interesan los puntos de vista ajenos.
Saludos!

nadita de nada dijo...

Y la gripe aviar se transmite por las aves no? No esta mal tener puntos de vista, pero documentar historicamente las cosas le da mas credibilidad a estas notas. Dios creo a todas las criaturas que existen en este nuestro mundo, hasta donde yo se dios es amor y bondad, por que dios tendria intenciones de crear a un animal tan malo como aqui se dice, para mi eso no tiene sentido. Que dios los ilumine.

Jorge Zapata dijo...

Ante todo la peor alimaña que existe, es el ser humano, porque causa daño a conciencia.

Por qué culpar sólo al gato de éstas enfermedades, cuando cualquier animal es vector de alguna enfermedad.

El gato ¿una amenaza cancerígena?¿qué idiotez es ésa?

Al hablar de ésta forma de un inocente animalito, me da la pauta que nunca tuvo uno, para comprobar lo erróneo de éstas afirmaciones.

Toda mi ascendencia familiar ha tenido gatos (muchos a la vez), y nunca supe que alguien fuera atacado por uno.

Qué es eso que son asesinos por naturaleza, cuando uno tira un objeto salta para jugar con él, yo mismo llamo su atención con mi mano y se ponen a jugar; si su intención fuera atacar y matar, yo ya no tendría manos.

Cómo alguien se atreve a decir que el gato es demoníaco, como Dios va a crear algo así, todo lo que proviene de Dios debería ser bueno. Conozco gente a la cual no les son simpáticos los gatos, pero ninguno llegaría a decir tantas tonterías juntas.

Todavía no salgo de mi asombro al haber leído todo esto, no entiendo como un ser pensante y creyente, puede escribir semejantes cosas.

¿Se preguntó alguna vez por qué todo el mundo ama a los gatos? Si todo lo expresado aquí, tuviera algún grado de veracidad, ¿sería posible que todos lo ignorásemos? Millones de personas no podemos estar equivocadas. Espero que Dios lo ilumine y le haga ver la realidad, todo esto no tiene asidero, ni fundamento científico. he hecho comentarios con veterinarios y expertos en animales y no sabían si reír o llorar.

Pido disculpas si ofendo a alguien, no fue mi intención.



Me gustaría que me respondan.

Armando Escalona Ramos dijo...

De cualquier manera detesto a los gatos, de hecho no me gustan las mascotas, pero parece que la gente esta prefiriendo mascotas que hijos propios...

Juan Carlos Saez Madero dijo...

Pero qué es esto jajajajajaja o este artículo es broma o es que lo ha escrito algún sectario cristiano con el cerebro roido por sus decrépitas ideas. Manda cojones que estos payasos digan que los gatos causan la peste negra cuando esta enfermedad fue culpa del propio cristianismo que mandó exterminar a los gatos y las ratas proliferaron. Y se que no me lo van a publicar, pero al menos estos capullos lo leerán porque tienen que moderarlo.

Despacito de Luis Fonsi esta cargada de mensajes satánicos y subliminales

Desde la tentación de Cristo en el desierto, el Demonio siempre ofreció a quienes lo adoren fama y poder. El Señor rechazó estos regalos, ...