martes, 21 de julio de 2015

Olvidémonos de “identidad de género”, tal cosa no existe

A los gays, lesbianas y toda persona que cree ser lo que no es, le traigo una muy decepcionante noticia: el género no existe y eso me lo dijo Dios.

Cuando Dios te creó, ya decidió tu orientación sexual por ti y por algo te puso los genitales que te puso, así que contrariar su decisión tratando de entrar en un papel que no te corresponde solo te reservará un rinconcito en el infierno y además muchas dificultades con los cristianos.




Nuestra identidad debe basarse en nuestros genitales, ya que la Biblia dice que nuestro único propósito importante es la reproducción. Olvidémonos de “identidad de género”, tal cosa no existe. Para Dios o eres hombre o eres mujer, no existen terceras opciones. No hay tal cosa como mitad hombre o mitad mujer o dross. 

No importa lo que piensen algunos pocos “inteligentes” porque yo tengo el apoyo de la mayoría y la mayoría rechaza la homosexualidad. Quizás no a viva voz, pero sé que en secreto la desprecian y enseñan a sus hijos a despreciarla. Este tipo de educación tenemos que darla en secreto para que nadie piense que somos homofóbicos, menos hoy en día que los sodomitas tienen derechos y pueden denunciarnos. 

¡Derechos para los homogays! ¡Vaya mundo que está creando el ateísmo! 

En conclusión, tu podrás inventarte la identidad que te dé la gana, pero los espejos no mienten. Cuando te miras en uno te recuerda claramente quien eres. Hombre o mujer. Ve a un espejo, baja la cabeza, mira entre tus piernas y sabrás inmediatamente quien eres y cuáles son tus obligaciones en la vida. 

A lo que tengas entre las piernas deberás limitarte a la hora de comportarte, vestirte, buscar oficio o buscar pareja. No es tu cerebro quien dicta tu destino, sino tus genitales. Es tu cuerpo quien decide que harás con tu mente, no tu mente lo que harás con tu cuerpo. Tienes que pensar con tus genitales no con tu cerebro.




A la mayoría de la gente no le importa tu mente, sino tu cuerpo hermano mío, no les importa tu interior sino tu exterior y esto lo tenemos muy claro con los homogays. Un homogay puede ser la persona más virtuosa del mundo, pero si muestra sus preferencias sin tapujos será rechazado sin contemplaciones. Reitero, a la gente le importa muy poco quien eres en realidad, sino que delante de ellos te comportes como ellos quieren y evites ofenderlos o avergonzarlos porque tu conducta no coincide con tus genitales. 

Tú no puedes amar a una persona del mismo sexo  porque vas a contradecir a tus genitales, los vas a confundir, no es tu instinto, tu imaginación ni tú inteligencia lo que definirá tu personalidad, tus derechos y tus deberes sino tus genitales. 

Recordemos que nuestros genitales vienen ya con su manual de instrucciones, creado y publicado por la iglesia y actualizado más o menos cada mil años y si no te atienes a este manual de instrucciones, vas a tener serios problemas con Dios. Observa que el hombre y la mujer son naturalmente diferentes, sus cuerpos son muy diferentes y una de las diferencias más notables es la longitud del cabello por ejemplo, el hombre tiene el cabello corto y la mujer lo tiene largo. Además, el hombre tiene bello corporal y la mujer no.

Amigos, lo opuesto atrae y por eso Dios no hizo tan radicalmente diferentes. Imagine por u momento que los hombres tuvieran el cabello largo y fuesen lampiños o las mujeres el cabello corto pero con pelos en las piernas o las axilas ¡Dios, el mundo del revés! Sería una ofensa a lo natural así como también es una ofensa a lo natural un hombre afeminado o una machorra. 

Por ahí dicen que esto de la identidad de género tiene su explicación científica, pero gracias a Dios yo no creo en la ciencia, así que desde hoy, cada vez que vayan a hacer cualquier cosa, consúltenlo primero con su pene o su vulva, para evitarse serios conflictos celestiales. 




2 comentarios:

Atrapada dijo...

Te contradices tanto! Qué lamentable encontrarse con este tipo de información, que por lo demás no tiene ningún tipo de sustento ni teórico, ni filosófico, ni religioso. Terminas diciendo que no crees en la ciencia gracias a Dios, pero tu explicación es netamente científica, expones desde lo biológico y eso es pura ciencia básica y observable: los genitales. Ten más cuidado al escribir este tipo de entradas, te falta coherencia o te faltó ir a la universidad.
Con esto no dejas de demostrar tu ignorancia ante Dios, y probablemente seas tú el que tenga conflictos con él. Recuerda que ni si quiera nosotros sabemos si Dios tiene genitales de Hombre o de Mujer, porque es una identidad simplemente superior que no se ve, sólo se siente su amor. Eso es lo importante, querido. Mucho amor para ti, para que logres aclarar tus pensamientos que están tan contaminados con el pensamiento de las gentes que no han sido capaces de abrirse al amor y sólo conocen el odio y el rencor.

Román Morier dijo...

Si los genitales solo sirven para reproducirse porque debemos de asumir una serie de roles dependiendo de eso?

Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.

La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en...