miércoles, 14 de noviembre de 2012

¿Existe realmente el Infierno?




Claro que existe el infierno, y muchos santos han tenido visiones sobre el. Una de las visiones mas conocidas es la narrada por Sor Lucia de Fatima en la cual 3 niños tuvieron una visión del infierno. Demás está decir que para ir al infierno no es necesario mover un dedo, pero para evitar ir siempre hay tiempo de recomponer las cosas con el señor y enderezar tu vida, estas a tiempo, no desperdicies ni un segundo más.


Lucía de Jesús dos Santos, tenía diez años cuando declaró haber visto por primera vez, el 13 de mayo de 1917, a una Señora que luego identificó como Nuestra Señora, en la Cueva de Iría, junto a sus primos Francisco y Jacinta Marto, beatificados por Juan Pablo II, en el aniversario de las apariciones del año 2000, en Fátima. El 13 de octubre de 1930, el entonces obispo de Leiría, monseñor José Alves Correira da Silva, en una carta pastoral, declaró dignas de fe las apariciones de Fátima y admitió el culto público. Desde entonces, el santuario se ha convertido en un centro de espiritualidad y peregrinación de alcance internacional.

El 13 de Julio de 1917 La Señora abrió sus manos como en los meses pasados. El reflejo parecía penetrar la tierra y vimos como un mar de fuego. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes negras y bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas de las almas que de ellas mismas salían  juntamente con nubes de humo cayendo por todos lados, semejantes al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin peso y equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación  que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. 

Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros carbones en brasa. 

Y añadió Sor Lucia: Esta visión fue solo un momento y gracias a nuestra buena Madre del cielo, que en su primera aparición nos había prometido que iríamos al cielo. De no haber sido así nos hubiéramos muerto de susto y pavor.

Contrariamente a lo que el Vaticano predica hoy en día, los grandes confesores nos dicen precisamente lo contrario, que la predica del infierno es una de las principales causas de conversiones.


Los niños vieron como si fueran copos de nieve, a las almas que iban cayendo al infierno. Eso sucedió en 1917, imagínense ustedes, hoy en el 2012, donde legalmente se permite el aborto, pornografía  uniones del mismo sexo y demás aberraciones anticristianas. Esos copos de nieve se han convertido en lluvias torrenciales. 

¿Y cuando venga el hijo del hombre, encontrará fe en este mundo?

"Los niños vieron como si fueran copos de nieve, a las almas que iban cayendo al infierno"


Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.

La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en...