¿Soy un adicto a la marihuana? ¿Podré entrar al paraíso?




Adicción no es una palabra bonita. Desde los juegos de azar a la pornografía, hay tantas formas en que un alma puede perderse en el camino hacia la madurez. Usted no sólo pone su mente y su cuerpo en riesgo con sus antojos incesantes, sino que también se arriesga a destruir su espíritu eterno. Es un insulto a Dios nuestro Creador tomar esa hermosa cosa que Él te ha dado para destruirla, con la basura, la suciedad y el deseo. Sin embargo, muchos de nuestros amigos y compañeros en la fe siguen por este camino miserable, pensando de alguna manera que el propio Jesucristo mirará hacia otro lado cuando hacen sus escapadas secretas con cierta hierba mágica. 

Aunque nuestro gobierno populista diga que es legal e incluso bueno ser un adicto a la marihuana, no hay lugar para los adictos a las drogas en el Cielo. Esto queda meridianamente claro en muchos pasajes en la Biblia, de Gálatas a Corintios, de Pedro a Lucas. En el último año, más de 2 millones de uruguayos han abusado de la marihuana por lo menos una vez. ¿Estas personas realmente esperan la redención? Incluso el usuario casual (ahora llamado “consumidor social”), incitado por una sociedad liberal que aprueba una cultura basada en el egoísmo extremo, ¿cree que se merecen un pase libre? 

Aparecerán en la iglesia, con su pelo largo escondido en la parte trasera de sus suéteres que en realidad no son más que viejos harapos, pensando que sus compañeros no se darán cuenta. ¡Hagámoselo notar! Nos damos cuenta de la barba descuidada, del olor rancio, de la mirada inocente y los ojitos caídos que delatan lo que hizo hasta muy tarde de la noche pasada.

¿De verdad crees que no eres un adicto? ¿Te dices a ti mismo que eres un consumidor de drogas ocasional? ¿Piensas que no estás haciendo ningún daño a este mundo? Aquí les dejo un simple conjunto de preguntas para usted amigo fumador de marihuana que dice seguir a Cristo. Mire a su interior con honestidad y vea donde ha cruzado la línea de experimentador a adicto condenado al purgatorio.



1 . ¿Alguna vez ha fumado marihuana para escapar de sus problemas?

Las personas a menudo recurren al abuso de sustancias para evitar las situaciones de la vida real que son incapaces de enfrentar porque carecen de voluntad o fuerza emocional. Cuando una persona está muy deprimida con la vida que lleva, suele encontrar refugio en las drogas. La marihuana al tiempo que anestesia el dolor espiritual por un rato también reduce al mismo tiempo y en similar escala sus inhibiciones morales haciéndolos más propensos a participar en actividades sexuales o delictivas alejadas totalmente de las enseñanzas de Dios.



2 . ¿Sufre de depresión a causa del uso de drogas?

Los narcóticos drenan al espíritu de su energía positiva y hacen que la gente sea infeliz. Ellos empiezan a desconfiar de todo y de todos y le dan la espalda a Cristo. Si la sola idea de ir a una charla con el Pastor le disgusta o no le genera el más mínimo interés, usted puede estar 100% seguro de que usted es un adicto y no un consumidor casual.



3 . ¿Ha perdido interés en el ejercicio físico y el trabajo duro?

La marihuana reduce seriamente la motivación para actividades corporales saludables, tan necesarias para una vida exitosa. Tal inactividad también lo convierte en un antisocial y solitario. Recuerde que Colosenses 3:23 nos dice : "Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres"



4 . ¿Usted sufre de espinillas y acné a pesar de que ya no eres un adolescente?

Nuestra piel es un indicador de lo que está pasando en el interior, los fumadores de marihuana no pueden escapar de las espinillas que se convierten en un flagelo frecuente. Si usted tiene este síntoma quiere decir que el templo de Dios se está destruyendo y necesita ayuda urgente. Concurra a una sesión con su Pastor de confianza y pídale mucho al arcángel Miguel que interceda por usted ya que es el encargado por excelencia de pelear con el maligno.



5 . ¿Alguna vez se despertó a la mañana siguiente y lamentó una experiencia sexual?

La marihuana reduce las inhibiciones y los fumadores se involucran regularmente en coitos perversos. La culpa, el remordimiento y la vergüenza son comunes y no hay manera de volver atrás cuando uno se ilumina.



6 . ¿Puedes recordar la última vez que rechazaste una “seca" de marihuana?

Los adictos son incapaces de decir la palabra " no".



7 . ¿Te ha pasado de reír inapropiadamente?

Las drogas alucinógenas corroen el cerebro hasta el punto de que el razonamiento falla incluso para atravesar situaciones sociales comunes adecuadamente. Las neuronas están seriamente dañadas y el adicto pasa de la felicidad y la risa a la conmoción y consternación. Es una vergüenza innecesaria para todos quienes le rodean.



8 . ¿Cree que la música se disfruta más si estás drogado?

Bandas de música como La Vela Puerca o Intoxicados están notoriamente conectados con el abuso de drogas en sus rasgueos sin sentido por lo que el adicto encuentra una banda sonora digna de la esquizofrenia. Los estudios indican que de cada 10 grupies de este tipo de banda 9 consumen algún tipo de droga.



9 . ¿Alguna vez les hizo daño a sus hijos o su cónyuge mientras estaba drogado?

La violencia es una triste realidad del fumador de marihuana. Si estás drogado y quieres golpear a alguien, la mejor idea es encerrarse en un armario o en el baño hasta que el efecto baje. 



10 . ¿Entre los productos que llevas a todas partes están gotas para los ojos irritados, papeles para armar cigarrillos o incienso?

Si estás tan inmerso en ese estilo de vida que necesita comprar y llevar siempre con usted esa parafernalia, usted tiene un problema y debe enfrentarlo. ¿Hasta dónde llegará esto? ¿Va a pedir dinero prestado para comprar tubos especiales y cultivos importados? ¡Pida ayuda a su pastor de confianza!



11 . ¿Alguna vez realizó una extracción nocturna de un cajero automático para pagar su hábito?

El peligro aquí es que muchas de estas máquinas se encuentran en los barrios del centro urbano, donde los robos y otros delitos están proliferando. ¿Está dispuesto a correr ese riesgo simplemente para alimentar sus necesidades más viles?



12 . ¿Eliges a tus amigos sobre la base de su capacidad para procurar “pucho loco”?

La amistad puede ser una cosa profunda y poderosa, pero cuando se basa únicamente en una adicción compartida es hueca. Echa un vistazo con quién comparte los fines de semana: ¿de verdad estaría dispuesto a soportar estas personas si no tuviesen un buen suministro de marihuana?



13 . ¿Alguna vez ha sido hospitalizado por el uso de marihuana?

Esto puede parecer una pregunta obvia, pero vale la pena preguntar. ¡Es necesario sincerarse con uno mismo!



14 . Cuando fuma, ¿se coloca a usted mismo en situaciones que consideraría peligrosas cuando está lúcido?

¿Está pasando el rato en clubes hasta altas horas en barrios violentos? ¿Mientras está intoxicado ha fantaseado con sexo interracial o zoofilia? ¿Se ha sentido tentado a tocar a alguien de su mismo sexo? ¿Cuando está de viaje, se encuentra a kilómetros de distancia de las personas que realmente le aman? ¡Pregúntese por qué!



15 . ¿Alguna vez ha llamado al trabajo para reportarse enfermo por culpa de su adicción?

Un problema común para cualquier tipo de adicto, es la auto indulgencia. Quienes en un momento fueron buenos empleados paulatinamente van mermando su rendimiento y en muchos casos llegan a ser despedidos lo que da lugar a un obvio empobrecimiento. Luego, para superar esta depresión se cae en drogas más fuertes e incluso en la prostitución para poder solventar el vicio. ¿Qué distancia hay entre esto y robo? ¿Qué sigue? ¿Asesinato? ¿Violación? ¿Sodomía?



16 ¿Está familiarizado con los términos: 420, submarino amarillo, cosecha propia, cortar el césped, de la planta, cogollo?

La persona común no está tan educada en términos de drogas. Si usted piensa que no es un adicto, pero sabe todas estas palabras, tal vez necesite pensar de nuevo. ¿De qué sirve el autoengaño?



17 . ¿Sufre de alucinaciones frecuentes?

¿Ha imaginado que por su piel caminan arañas o que gobierno lo espía escondido atrás del viejo árbol de su jardín? La paranoia es cada vez peor y muestra que usted está en el camino de la condenación.



18 . ¿Están sus dedos quemados o descoloridos?

Las personas que le quieren se darán cuenta de cómo el cruel hábito se manifiesta en su cuerpo. Usted seguramente cree que se puede ocultar, pero no se puede. Su cuerpo es un indicador viviente de los peligros de la adicción.



19 . ¿Ocasionalmente tiene momentos de grandeza inexplicables e injustificados?

Una actitud pomposa es un efecto secundario conocido de fumar marihuana y si bien es difícil de detectarlo en usted mismo cuando está drogado, otros a su alrededor se darán cuenta y le advertirán de ello. ¡Preste atención a sus amigos cuando le adviertan acerca de su arrogancia!



20 La pregunta más importante de todas: ¿Renunciarías a la marihuana si Dios te lo pide?

Dios exigió el mayor sacrificio de Abraham cuando Él le pidió que sacrificara a su hijo Isaac para probar su fe. Abraham estaba dispuesto a matar a su hermoso hijo para demostrar a Dios que lo amaba. ¿Estaría usted dispuesto a hacer lo mismo con su hábito inmaduro y peligroso? ¿Eres capaz de dar a Dios ese don?



Nota: Artículo basado parcialmente en: http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/salud/hijo-consume-drogas-drogadiccion-adicciones-marihuana-cocaina-signos-pautas-sintomas_0_260973925.html





Mis amigos, hay esperanza! La clave es admitir que tienes un problema grave y mortal y que estás desperdiciando tu vida y perjudicando a los que te aman! Te tienes que arrodillar delante de nuestro Señor Dios y pedirle perdón por tus pecados repugnantes y entonces, sólo entonces, se puede empezar a sanar. Aquí hay algunos recursos maravillosos para usted que le ayudarán a liberarse de la pesadilla de la marihuana! (links en inglés)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Desenmascarando a DragonBall ¿Satanismo en tu propio hogar?

La Prueba Definitiva de que los Gatos No Son Creación de Dios

¿Es Mi Hija Una Lesbiana?