sábado, 24 de marzo de 2018

El sexo bueno y el sexo malo

¿Le suenan estas frases?

"Nací de esta manera". "No puedo elegir a quién amo". "Tengo derecho a ser feliz como todos los demás". "No estamos haciendo daño a nadie". "¿Quién es el gobierno para legislar el amor?".

Si su respuesta es afirmativa, seguramente está siendo bombardeado al igual que el resto de la humanidad con propaganda progresista homosexual. En momentos de oscuridad y tinieblas es bueno guiarnos con un faro de luz, la palabra de nuestro Señor, la Biblia. Allí está perfectamente explicado que sexo es aceptado y que sexo es inapropiado. Veamos:

El sexo bueno


Heterosexual. Recordemos que la postura del misionero es la única aceptada por Dios ya que favorece la procreación y estimula menos el placer en la mujer que otras prácticas. Esta postura sexual consiste en que la mujer se tumbe con la espalda de forma horizontal y con sus piernas dobladas, mientras que el hombre está encima. El único fin del coito debe ser la descendencia, no el placer. Recordemos también que existe una prohibición de tener relaciones sexuales con una mujer menstruante (Lev 18:19).


El sexo malo


Homosexualidad. Dios creó al hombre y la mujer, y él estableció que las relaciones sexuales solo deben tener lugar entre esposo y esposa (Génesis 1:27, 28; Levítico 18:22; Proverbios 5:18, 19). Así pues, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo o entre un hombre y una mujer que no sean esposos están prohibidas por Dios (1 Corintios 6:18). Dicha prohibición abarca el sexo oral y anal, así como masturbar a otra persona.

Zoofilia. La zoofilia es también conocida como bestialismo , bestialidad o zoosexualidad, es una parafilia que consiste en la atracción sexual o incluso la realización del acto sexual entre un ser humano y otra especie animal. La Biblia es clara al respecto: 


  1. Éxodo 22:19  Cualquiera que cohabitare con bestia, morirá
  2. Levítico 20:15  Cualquiera que tuviere cópula con bestia, ha de ser muerto, y mataréis a la bestia.
  3. Levítico 20:16 Y si una mujer se llegare a algún animal para ayuntarse con él, a la mujer y al animal matarás; morirán indefectiblemente; su sangre será sobre ellos.
  4. Deuteronomio 27:21 Maldito el que se ayuntare con cualquier bestia. Y dirá todo el pueblo: Amén.


Orgias.  Dice Dios en el Buen Libro, manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Hay muchos que insisten en que las orgías no son pecado... debemos creer entonces que Dios destruyó Sodoma y Gomorra solo porque estaba aburrido.

No hay comentarios:

El sexo bueno y el sexo malo

¿Le suenan estas frases? "Nací de esta manera". "No puedo elegir a quién amo". "Tengo derecho a ser feliz com...